Publicidad:
La Coctelera

Categoría: Sexo, Mentiras y algo de Video

El beso frances parte 3 (las gemelas dinamita)

Bueno para cerrar esta trilogía que mejor que ver algo que sea un poco bizarro, nada más y nada menos que par hermanitas muy parecidas, y afortunadamente con alguna gracia, para despedirnos de una buena vez de este ciclo mágico que muestra a los hombres heterosexuales un mundo paradisiaco en el que todos alguna vez deberiamos estar... disfrutenlo.

The End

Entre la rubia y la morena (El beso frances en detalle 2)

Acercandonos al final de la trilogia vemos en este capítulo un duelo apasionante, donde claramente los únicos ganadores somos nosotros...

Cual prefieres La rubia o la morena?

El beso frances en detalle

Una excelente forma de aprender como besar a una mujer y mejor aún, enseñado por dos excelentes profesoras.

Lo que vale es lo que se opina

El ritmo y placer sexual de las mujeres suele ser tan diferente al del hombre, que estos en un afán de explicar ciertos fenómenos han creado una gran variedad de dichos que a veces también nos dejan construida una gran maraña de dudas. Uno de estos seria: No importa lo grande ni lo grueso, si no el tiempo que dure tieso.

Que de cierto hay en esta frase (celebre en Colombia) de autoria desconocida?... creo que las más adecuadas para opinar sobre este refrán popular son las mujeres. Por favor, solucionemos este gran misterio de una buena vez.

Pues si llego bien... y si no también.

Es cierto que tengo un poco abandonado mi blog pero la intención es nunca dejarlo morir así que ahí vamos.

Hace un buen tiempo le hice una pregunta a una amiga (bueno... novia en ese entonces) que siempre hacia después de tener relaciones, la pregunta era... ¿si llegaste?

ERROR... me respondió mi amiga, nunca, pero nunca jamas... le preguntes a una mujer eso. Lógicamente yo quede estupefacto por la respuesta pues esperaba un poco de acongoje de la niña precisamente por demostrar mi interés por el placer de ella, pero resulto ser todo lo contrario.

La explicación fue aun más desconcertante: Lo que pasa es que para una mujer puede ser muy placentero el sexo aunque no se llegue al orgasmo... eso en verdad es algo que la mayoría de hombres no estaríamos dispuestos a creer... pero después de hacer un rápido sondeo entre algunas amigas he visto que efectivamente las mujeres pueden llegar a tener sexo placentero sin venirse, eso o todas se pusieron de acuerdo en este punto para confundir aún mas a los hombres.

Entonces para que sirvieron estos extensos años de entrenamiento enfocados en hallar el insólito punto G? de que sirvió tanta investigación profunda para descubrir una y cada una de las zonas erógenas de la mujer? ... para nada?.

Bueno pues ahí termino mi vida de investigación acerca del orgasmo femenino... si se vienen o no pues que se puede hacer...uno deja todo en el terreno de juego, pero vemos que la cosa se desvía no tanto a que uno sea buen amante o que se tenga un instrumento de dimensiones desproporcionadas, si no de que sencillamente la niña por X o Y motivos (totalmente fuera de lo sexual como el clima, estado de ánimo, buen o mal genio, comodidad, confianza...etc.) este dispuesta o no a llegar a un orgasmo.

Otro de los grandes misterios de las mujeres... lo cual las hace tan interesantes y apasionantes como... no se¡... las pirámides tal vez¡.

¡Que vivan las feas!

Yo me quedo con las feas, porque las mujeres bonitas siempre andan haciendo jetas por todo y uno tiene que estar preguntándoles cada quince minutos si están de mal genio y si se quieren ir ya para la casa. Las feas, en cambio, se apuntan a cualquier plan hasta la hora que sea. Son buenísimas para trasnochar y llamar taxi para irse a su casa después de una noche de facturación. Si amanecen con uno, se ofrecen a preparar el desayuno y, mucha veces, dejan la loza lavada.

Las mujeres bonitas tienen complejo de radiador, se la pasan tomando agua todo el día. En los restaurantes piden los platos más simplones pero los más caros y cuando traen la cuenta, se van para el baño. Las feas en cambio, salen con plata entre el bolsillo para colaborar con el tramacazo. Y lo más lindo: son cómplices de la empanadita con ají, la lechona de San Andresito, la mazorca de carretera y otras delicias que hacen la vida del hombre más hermosa.

Las mujeres agraciadas son malísimas para empujar un Renault 4 en una noche lluviosa. Mientras que una fea es capaz de desarmar un motor con un corta uñas mientras uno les colabora sosteniendo la linterna.

Las feas no ponen problema por nada. Les caen bien a los amigos de uno porque son consideradas un miembro más del equipo. No arrugan la cara cuando se echan un guaro, fuman a la par. Y hacen pipí en cualquier baño.

Las bonitas miran el identificador de llamadas antes de contestar, mientras que las feas siempre dicen: "¿dónde hago la raya?, ¡qué milagrazo!" Uno las puede recoger a cualquier hora y arman "conversa" así uno las llame borracho a las tres de la mañana.

Cuando uno tiene una novia bonita, debe hacer curso de escolta, porque los amigos se la pasan mirándole los cucos y los enemigos tratando de quitárselos.

Las novias bonitas lo cogen a uno de caddie para que le cargue el morral de la universidad o esas bolsas llenas de ropa que uno mismo pagó en un centro comercial. Las feas en cambio, lo acompañan a uno a
hacer mercado (así, en la plaza) y ayudan a subir las bolsas sin pedir ni un jabón a cambio.

Las novias feas jamás lo olvidan a uno y siempre se les puede hacer "repasis". En cambio las bonitas son ingratas, terminan cambiándolo a uno por cualquier traqueto porque esas, las más hembras, con sus
trasparencias, sus siliconas, sus cinturones de piel de culebra, sus carteras enanas, sus pantalones descaderados, sus gafas de colores y sus botas puntudas, están dejando asomar una loba que por ahí tienen bien escondida.

Las bonitas nos ponen nerviosos. Suelen hacerle casting a todo el mundo. Les gastamos y nos desgastan. Nos ponen de mal genio, nos trasnochan y, nos envejecen más rápido. Las feas, en cambio, aportan, son buena compañía, charlan rico, son bastante caseras, son inmejorables compañeras de trabajo y muchas tienen un excelente sentido del humor.

Así que cambio a mil mujeres lindas por una fea. A lo mejor no luzca muy bien. Pero cuando quiera tener algo que despierte la envidia de los demás hombres, cambio el llavero de mi Renault 4 por el de un Audi A4.

Ahora... ¿en que bando te quedas tú?

Las profesiones que no logran amarse

Hay profesiones que definitivamente no se llevan bien con otras.

Una persona que le encuentre algún gusto a una carrera, digamos “Contable” es muy dificil que ligue con alguien que este metido en alguna profesión Ecológica ya que uno requiere estar encerrado y concentrado y el otro moviendose permanentemente e investigando.

Igualmente alguien que estudie una carrera muy “artistica” es muy dificil que lo logre con alguien que se haya metido a trabajar en alguna ciencia exacta.

Imaginese algo asi como una niña excursionista y extrema, con un raton de biblioteca o viceversa.

Hay varios ejemplos, pero para no extenderme citándolos hablemos de casos puntuales:

Publicistas con Abogadas, olvidenlo.
Diseñadores (de lo que sea) con Abogadas, jodido.
Diseñadores con Médicas, caso perdido.
Contadores con Diseñadoras, no creo que ni se encuentren.
Médicos con Abogadas, inconcebible (aunque al reves me parece que podria funcionar).
Artistas con cualquier carrera que de dinero, no funciona (a no ser que el artista tenga éxito).
Médicos con enfermeras, tendria que ser un Médico muy sencillo.
Publicista con Fotógrafas, tendria que ser un Publicista muy sencillo.
Entre abogados funciona bien, siempre y cuando se mantenga el régimen de terror en la relación.
Arquitecto con Odontóloga, no se por que razón pero no coordinan bien.
Profesionales en Mercadeo con Publicistas pelearán hasta el final de los tiempos...

Bueno, en realidad hay muchas más, pero no tengo tantas pruebas como para enunciarlas aca. Ademas recuerden que toda excepción confirma la regla, igual si ustedes tienen otros ejemplos bienvenidos sean.

La masturbación despues de los 30

En este momento en que ya pasé hace algunos años la barrera de los 30, y la mayoria de mis amigos son algo mayores que yo, me ha llamado mucho la atención ver como la sinceridad se ha vuelto protagonista en temas que antes no eran hablados tan públicamente por alguna u otra razón. Uno de esos temas era precisamente la masturbación, o como es conocida en mi país “la paja”.

En mi pubertad se trataba de ocultar que uno se “cojia a pajazos” entre una y tres veces diarias, todo para evitar sobrenombres como “el pajuelo” o que se llegara a pensar que uno no lo lograba con el sexo opuesto. Por eso era preferible no comentar las multiples aventuras en nuestro baño, para no ser un poco “pordebajeado” por los amigos...o enemigos con los que se compartian vivencias en ese entonces.

La cuestión es que ahora...despues de alcanzar el tercer piso, con mis “compadres” hablo de este tema con la frescura que creo se merece, e increiblemente tambien con algunas amigas que aunque en menor proporción aceptan que tambien tienen una vida sexual muy estable y por supuesto segura, con sus manos.

Aunque es cierto que la intensidad ha bajado veo entre mi generación que se mantiene un muy buen promedio de uno a tres “pajazos” por semana y que curiosamente suele aumentar cuando se tiene una relación estable con alguien y doy fe de ello en está etapa de mi vida (afortunadamente y gracias a Dios).

Total... yo se que alguna gente dira que este tema es algo trivial y que yo soy el típico “huevon” de internet que sólo habla de sexo... pero pregunto... sera que esas personas alguna vez han negado su autosatisfacción?... su aprendizaje individual?... su YO?...

Que el que esté libre de pecado que vote la primera piedra.